Lección 2: De Regreso al Inicio

 

Empezaremos con una de las lecciones más importantes que aprenderemos sobre el cerebro, y es que el cerebro coordina todo el cuerpo para una única tarea importante, y esa tarea es mantenerte con vida. En otras palabras, la supervivencia.

Para tener éxito en este mundo, lo primero que debes hacer es mantenerte con vida. Esto no debería ser una sorpresa para nadie. La supervivencia es el objetivo básico de todos los seres humanos. La supervivencia es la base del éxito, la primera y principal necesidad que todos compartimos.

La supervivencia nos obliga a tener comida y agua para mantenernos vivos. También nos mantiene alerta a amenazas y peligros. Nos permite confiar en otros para ayudarnos mutuamente a obtener comida, agua, refugio y una pareja. Muchos factores nos ayudan con la supervivencia. Por ejemplo:

  • Si puedes absorber eficazmente los nutrientes de los alimentos, es más probable que sobrevivas.
  • Si tienes gente a tu alrededor que te proteja, es más probable que sobrevivas.
  • Si evitas lugares que son peligrosos, es más probable que sobrevivas.
  • Si puedes evitar enfermedades y dolencias, es más probable que sobrevivas.
  • Si puedes reconocer las amenazas y los peligros, es más probable que sobrevivas.

La supervivencia es más que tener suficiente comida y agua. El cerebro humano adopta un enfoque muy completo para sobrevivir. Cuando decimos que el cerebro prioriza la supervivencia, nos referimos a que el cerebro ayuda a dirigir tus pensamientos, acciones y reacciones para acumular recursos de supervivencia.

Los recursos de supervivencia son recursos físicos, pensamientos, reacciones y comportamientos que ayudan a aumentar tu capacidad para sobrevivir y evitar daños. Es decir, recursos de supervivencia son todos aquellos objetos, relaciones y procesos mentales o fisiológicos que hacen nuestra supervivencia más probable y llevadera.

En este sentido, la comida y el agua son definitivamente recursos de supervivencia. Un buen sentido de la orientación es un recurso de supervivencia. La habilidad de detectar y evadir el peligro es un recurso de supervivencia. Una comunidad protectora de familiares y amigos es un recurso de supervivencia.

Pregunta: Con base sobre lo que acabamos de aprender de esta historia,

¿cuáles fueron algunos de los recursos de supervivencia adoptados por nuestro personaje principal?

Recuerda, el objetivo de tu cerebro es que sobrevivas.

Todos los animales comparten con los humanos esta prioridad básica de supervivencia. Otras especies también tienen sus propios recursos, procesos y rayados que mejoran su probabilidad de supervivencia.

La gacela, por ejemplo, ha desarrollado una audición excelente, mucho mejor que los humanos, para poder escuchar a un león rozando la hierba desde lejos. Los patos desarrollaron la capacidad de dormir con un ojo abierto, para estar siempre atentos a los depredadores que se acercan al borde del agua, donde duermen. Los delfines han desarrollado una comunicación de sonar especial para poder comunicarse entre sí a través de largas distancias para coordinar su pesca de alimentos.

Simplemente, nuestros cerebros y cuerpos se han desarrollado de formas particulares a nosotros – particulares  a ti- para mantenerte a salvo y con vida.

Otra forma sencilla de comprender esta función de supervivencia del cerebro es pensar en los aeropuertos. Cada año, miles de aviones aterrizan y despegan del aeropuerto internacional de El Salvador. Aproximadamente 3.4 millones de pasajeros viajan a través del aeropuerto cada año. Un aeropuerto más grande, como el aeropuerto internacional de La Ciudad de México, recibe a 22 millones de pasajeros cada año. Todo este movimiento es delicado y frágil. Requiere una comunicación cuidadosa y constante, todo lo cual es manejado por la torre de control del aeropuerto. En otras palabras, hacen mucha coordinación.

La torre de control del aeropuerto de El Salvador es impresionante, con tecnología avanzada, equipo complejo, y personal altamente capacitado. Dentro de los límites de la torre, varios ingenieros coordinan los movimientos de todas las aeronaves, garantizando la seguridad en los despegues, los aterrizajes, las llegadas a la puerta y los movimientos de pista.

En un aeropuerto, los aviones llegan constantemente. Los aviones despegan constantemente. Los aviones intentan moverse entre las pistas, evitándose entre sí a una distancia apropiada para evitar accidentes. Además de coordinar los movimientos, las torres de control juegan un papel importante en la evaluación de las amenazas potenciales para el aeropuerto, los pasajeros y los aviones. Tienen un radar que busca aviones desconocidos, objetos misteriosos en el aire o vehículos desconocidos en la pista. Básicamente, la altura, el tamaño y el equipo de la torre se diseñaron de tal manera que los ingenieros internos pudieran predecir los riesgos entrantes y pudieran coordinar eficazmente las operaciones diarias con el objetivo de mantener el aeropuerto seguro y libre de daño, y capaz de acomodar más y más movimientos cada año.

Podemos resumir las funciones claves de la torre de control del aeropuerto de la siguiente manera:

  • Coordinar el despegue y el aterrizaje
  • Coordinar los movimientos de la pista
  • Anticipar las condiciones cambiantes
  • Anticiparse a las amenazas
  • Coordinar las respuestas a las condiciones y amenazas cambiantes.

El cerebro humano es, en muchos sentidos, como la torre de control de un aeropuerto. Tu cerebro coordina todo lo que sucede dentro de ti. Tu cerebro coordina diversos estímulos, sensaciones, respuestas, pensamientos y acciones para garantizar que obtienes los recursos de supervivencia que necesitas, y para asegurarse de que puedes adaptarte a las condiciones cambiantes evitando daños donde sea posible.

En otras palabras, tu cerebro es el coordinador principal, se comunica con los sistemas del cuerpo y recibe retroalimentación de varios sistemas del cuerpo.

Como coordinador principal, tu cerebro está constantemente interpretando todas las entradas provenientes del mundo que lo rodea y de tu cuerpo, y coordina las respuestas apropiadas basadas en toda esa información, con el fin de ayudarte a navegar por el mundo.

Así como los ingenieros en la torre de control tienen que comunicarse con varios departamentos, empleados y máquinas en todas partes del aeropuerto, tu cerebro se comunica de un lado a otro con todo el cuerpo.

Por ahora, es importante que recordemos que el cerebro es el comunicador principal para toda clase de información entrante para tu cuerpo. El olor de las flores de jazmín, el brillo del cielo azul, la suavidad de una cobija caliente, el incremento de los latidos de nuestro corazón – todas estas experiencias están siendo coordinadas, registradas y procesadas en nuestra torre de control que es nuestro cerebro. 

Es importante destacar que, si bien la estructura básica y el tamaño de todos los cerebros humanos son más o menos iguales, todos tenemos aspectos particulares de nuestras reacciones, sentimientos y comportamientos que se han adaptado sólo para nosotros, para nuestro sentido único de seguridad y protección. 

Gran parte de lo que aprenderemos a través de nuestras historias se basa en este concepto de seguridad y supervivencia. Es importante comprender cómo aprende el cerebro, cómo se forman las respuestas y por qué cada uno de nosotros tiene respuestas únicas a las mismas situaciones, buenas y malas.