Ejercicio- Seguimiento del Corazón

Ejercicio 3.1
Seguimiento del Corazón

 

Introducción

 

Saludos. Este ejercicio se llama “seguimiento del corazón”. El seguimiento del corazón te ayuda a centrarte en tu interior, en tu cuerpo y en mejorar la interocepción. Todo ejercicio que te ayude a conectar con tu cuerpo en momentos de estrés puede ser una herramienta valiosa para afrontar el estrés y el trauma. Como sabes, el estrés y el trauma pueden crear un mundo de detonantes que pueden hacer que el cerebro y el cuerpo entren en un estado de hipervigilancia o en otras respuestas no deseadas. 

Piensa en los latidos de tu corazón. Cuando sientes estrés, se activa una respuesta de pelea o huida que a menudo eleva tu ritmo cardíaco. Puedes sentir como si el corazón se acelerara. Puedes sentir una opresión en el pecho que te ocasione miedo.  Esto puede provocar pánico.

Para ayudar a aliviar este pánico, ahora vamos a explorar cómo puedes monitorear tu ritmo cardíaco durante los momentos de estrés. Concentrarse en los latidos del corazón permite que el ritmo cardíaco se estabilice y se calme, fomentando la regulación de varios sistemas del cuerpo y promoviendo una sensación de seguridad o de control.

Puedes aprender este ejercicio practicándolo después de hacer ejercicio físico ya que el ejercicio físico es una forma natural y positiva de estrés que eleva el ritmo cardíaco 

 

Instrucciones 

  1.     En cuanto hayas terminado un ejercicio cardiovascular, ponte de pie en una posición cómoda. Dobla ligeramente las rodillas para que alcances una postura de comodidad, relajación y estabilidad sobre el piso.

       Esta es una práctica sencilla, pero esto no significa que sea fácil.

  1.     Nota cómo el ejercicio físico ha aumentado tanto tu ritmo respiratorio como tu ritmo cardíaco.
  1.     Coloca la palma de tu mano derecha sobre tus costillas izquierdas, asegurándote de que toda la mano está sobre las costillas.
  1.     Deja que la palma, los dedos y el pulgar estén relajados. No presiones demasiado, ya que esto puede dificultar sentir los latidos del corazón.
  1.     Dado que tu ritmo cardíaco es elevado, deberías poder sentir claramente los latidos del corazón, probablemente bajo el pulgar.

Fíjate en los latidos. Siente los latidos bajo el pulgar. 

  1.     Deja que tu respiración fluya fácil y naturalmente mientras te concentras en tu ritmo cardíaco.
  1.     Según te resulte más cómodo, cierra los ojos, o tenlos medio cerrados.  Si prefieres no cerrar los ojos, deja que tu mirada se relaje hacia abajo, hacia un punto fijo delante tuyo o en el piso. 

Continúa respirando de forma natural y completa.

  1.     La velocidad de los latidos del corazón comenzará a estabilizarse a medida que los sistemas de tu cuerpo se den cuenta de que el corazón no necesita seguir bombeando una mayor cantidad de sangre a los músculos.

Cuando sientas que los latidos del corazón se estabilizan y disminuyen, nota cómo te hace sentir.  

Si surge algún pensamiento, déjalo venir e irse.  Reconócelo, pero no te detengas en él.

  1. El contacto físico de la mano sobre el corazón favorece la estabilización del ritmo cardíaco.
  1. También le está proporcionando al corazón la sensación de que está siendo “apoyado”.
  1. Puedes terminar la práctica cuando sientas que el ritmo cardíaco se estabiliza, o puedes continuar durante todo el tiempo que te parezca que la práctica es relajante y tranquilizadora.

 

Conclusión

 

Para algunas personas, encontrar y seguir los latidos del corazón puede ser difícil. Sé paciente contigo, ya que estos sencillos ejercicios pueden tener un poderoso efecto de auto alivio. Si te funciona bien, esta práctica puede ser de gran ayuda siempre que sientas que tu corazón empieza a acelerarse como resultado de factores de estrés, recuerdos dolorosos, si te cuesta conciliar el sueño o si te despiertas súbitamente. 

 

Si la utilizas para calmar tus sistemas durante la noche, y duermes boca arriba, puede ser más fácil colocar la mano en la parte superior del pecho, en lugar de colocarla sobre la caja torácica. A medida que te acostumbres a la práctica, descubrirás si el pecho o la caja torácica te funciona mejor. Lo importante es que te conectes con tu ritmo cardíaco, aumentes tus habilidades de interocepción y envíes un mensaje tranquilizador a tus sistemas de que tu corazón está siendo “apoyado”.