Ejercicio -Masajes de Pies

Ejercicio 3.3
Masajes de Pies

 

Introducción

 

¡Hola de nuvo! Este ejercicio es un poco extraño, pero algo divertido. Vamos a masajear nuestros pies. Sí, vamos a hacer auto-masajes en los pies para promover la estimulación del nervio vago. 

Aplicar presión a los pies aumenta la actividad del nervio vago, que es la principal vía de comunicación de tu sistema nervioso parasimpático, la parte de tu sistema nervioso responsable de las funciones de relajación. Al estimular el nervio vago, podemos ayudar a reducir nuestro ritmo cardíaco cuando sea necesario. Por lo tanto, masajear los pies puede ser una forma fácil e inmediata de reducir el dolor, la fatiga y la ansiedad.

Si sientes dolor y cansancio durante el día, un masaje de pies es una buena oportunidad para retirarte un momento y concentrarte en ti. Concéntrate en calmar tu corazón y tus músculos.

 

Instrucciones

Cuando hagas este ejercicio, intenta concentrarte sólo en el masaje. Trata de no pensar en nada más. Y mientras lo haces, trata de no hacerte cosquillas en los pies, ya que eso activa el sistema nervioso simpático, que es el sistema que contrarresta lo que estamos tratando de estimular aquí. Utiliza el peso de todo tu cuerpo para aplicar presión a tus pies durante el masaje. Empecemos. 

 

  1.         Ponte en una postura cómoda, sentándote en una superficie amplia. 
  1.         Relaja el tobillo, tomando uno de tus pies con ambas manos y girándolo suave y lentamente hacia delante y hacia atrás, llevando los dedos del pie hacia la planta del pie y luego en la otra dirección. 
  1.         Relaja cada uno de los dedos del pie, uno por uno, sujetándolos y moviéndolos hacia los lados y hacia arriba y hacia abajo. Empieza por el dedo gordo del pie y ve avanzando hacia el dedo más pequeño. 
  1.         Utiliza tu mano para doblar y presionar todos los dedos hacia abajo, hacia la planta del pie. Mantén esta posición durante un momento. 
  1.         Con tu mano levanta y presiona todos los dedos del pie hacia arriba, hacia el tobillo. Mantén esta posición durante un momento. 
  1.         Sujetando tu pie, presiona y masajea la planta del pie con el costado de tus pulgares. Puedes utilizar ambas manos para aplicar presión en ambos lados o utilizar sólo una mano. 

Comienza justo debajo de los dedos del pie y trabaja sistemáticamente hacia adentro y hacia atrás. 

  1.         Puedes elegir aplicar presión en una zona y mantener esta posición durante un momento, soltarla y pasar a otra zona adyacente. 

O también puedes mantener la presión y deslizar el pulgar por la planta del pie. 

También puedes combinar ambas técnicas. 

  1.         Presta atención a tu respiración mientras realizas el masaje. 
  1.         Repite esto varias veces, aumentando ligeramente la presión en cada repetición.
  1.       Suelta tu pie y estíralo moviendo el tobillo suavemente. 
  1.       Ahora repite estos mismos pasos con el otro pie. 
  1.       Observa cómo te sientes. 
  1.           Observa cómo se siente tu cuerpo.

 

Conclusión

Estamos listos. ¡Buen trabajo!  Es mejor hacer este ejercicio como una rutina antes de ir a dormir, ya que tus pies han estado soportando tu peso todo el día. Esto ayudará a liberar algo de tensión antes de dar a tus pies un merecido descanso.