Ejercicio – Auto Alivio

 

Introducción

Hola de nuevo. Este ejercicio utiliza este método de auto alivio para reducir también el estrés y la ansiedad, mientras se aprovecha un recurso muy disponible — tu voz.

Hemos hablado mucho sobre cómo el estrés aumenta los niveles de cortisol, pero otra sustancia química del cuerpo, la oxitocina, suele liberarse en momentos de calma, afecto y conexión amorosa. Cuando nos calmamos o nos brindamos comodidad, el cerebro recibe mensajes que estimulan la producción de oxitocina, que a su vez disminuyen el cortisol y permiten la relajación.

Instrucciones 

Vamos a probarlo. Respira lentamente mientras haces esto y asegúrate de repetir el ejercicio tantas veces como quieras. Si lo deseas, invita a otras personas a practicar este ejercicio contigo. Puedes cerrar los ojos o mantenerlos abiertos — depende de ti.

  1. Busca una posición cómoda, ya sea de pie, en una silla con los pies en el piso o con las piernas cruzadas en el piso.

No hay una forma correcta o incorrecta de hacer esto. Se trata de estar a gusto y de estar más consciente de tu estado interno.

  1. Si estás de pie, distribuye tu peso equitativamente entre ambos pies. Si te has sentado, siente el piso firmemente debajo de ti.
  1. Empieza a mecerte de la forma que te parezca más natural. Es común mecerse balanceándo el cuerpo hacia adelante y hacia atrás, o de lado a lado, o en círculo. Cualquiera que sea el movimiento de balanceo con el que hayas empezado, es tu ritmo natural de balanceo. Tu cerebro lo reconocerá.
  1. Ahora coloca las manos en la parte inferior del abdomen. Mantén las palmas ligeras y los dedos relajados. Continúa meciéndote.
  1. Mientras te meces, comienza a respirar profundamente, de modo que sientas el movimiento de las manos en la parte inferior del abdomen correspondiente a la respiración. Respira por la nariz, lenta y naturalmente, sin forzar la respiración.
  1. Inhala y exhala cuatro veces, lenta y profundamente. Toma conciencia de la profundidad con la que respiras.
  1. Al soltar la respiración en la cuarta exhalación, comienza a usar tu voz para sostener un zumbido lentamente al ritmo con tu respiración.
  1. No te preocupes por el sonido del zumbido que emites. Sigue adelante. Alinea el sonido con la velocidad y el ritmo de tu exhalación.
  1. Practica esto durante varios minutos. Si tus niveles de estrés son particularmente altos, continúa con este ejercicio todo el tiempo que puedas.
  1. Poco a poco, comienza a disminuir la velocidad del balanceo, hasta detenerte. Si tus ojos han estado cerrados, puedes abrirlos ahora. Vuelve a respirar de forma natural. Nota cómo te sientes al terminar el ejercicio.
  1. Nota cómo se siente tu cuerpo.

 

Conclusión

Listo. Es sencillo. Haz este ejercicio cuando estés bajo estrés o sientas ansiedad, o cuando tus emociones te abrumen. Se puede practicar varias veces al día si así lo deseas.