Ejercicio- Aprieta el Brazo

 

Introducción

En este ejercicio, vamos a apretar los brazos. Los apretones de brazos pueden promover la conexión a tierra en momentos de mucho estrés y ansiedad. 

Cuando se experimenta estrés, la actividad del nervio vago disminuye y se descontrola. El nervio vago es una importante vía de comunicación del sistema nervioso parasimpático, que controla la relajación. Una desregulación prolongada del sistema nervioso parasimpático debido a un estrés prolongado, puede causar alteraciones físicas y psicológicas en muchos sistemas de la mente y el cuerpo. 

La simple acción de apretar los brazos puede ayudar a estimular el sistema nervioso parasimpático, dándole una especie de reinicio forzado, ayudándonos así a recuperar y mantener un funcionamiento saludable en el sistema nervioso autónomo y promoviendo la relajación. 

 

Vamos a ello.

 

Instrucciones

  1.         Para empezar, cruza los brazos frente a ti y llévalos hacia el pecho.
  1.         Manteniendo los brazos cruzados, sujeta el bíceps izquierdo con la mano derecha y sujeta el bíceps derecho con la mano izquierda.
  1.         Aprieta suavemente y jala los brazos hacia el pecho. No aprietes los brazos con tanta fuerza que sientas dolor.
  1.         Puedes apretar más fuerte al inhalar… y mantener el apretón durante una o dos respiraciones.
  1.         Exhala y suelta la respiración, y afloja el apretón con ella. Asegúrate de no aguantar la respiración durante un periodo de tiempo prolongado.

Las presiones táctiles profundas como ésta son una herramienta para mejorar la modulación sensorial. Los ejercicios lentos de tejido profundo como este nos ayudan a estimular la función del sistema nervioso parasimpático y a regular nuestras reacciones al entorno estresante. 

  1.         Ahora intenta desplazar cada mano ligeramente hacia abajo de los brazos y apretar.  Intenta inhalar completamente al apretar y exhalar completamente al soltar.
  1.         Continúa desplazando las manos por los brazos opuestos, apretando y soltando los brazos hasta que aprietes las manos.

La práctica de apretar los brazos puede disminuir los niveles de ansiedad, lo que conduce a una mejor regulación sensorial, y a respuestas más centradas.

  1.         Puedes realizar este ejercicio lentamente, inhalando y exhalando varias veces durante cada apretón o en cambio  puedes desplazar hacia abajo rápidamente los apretones de los brazos, prestando poca atención a tu respiración. 
  1.         Si te sientes que hay una desconexión entre tu mente y cuerpo, puedes decir en voz alta o en tu mente “Estos son mis brazos. Estos son mis brazos“. Esta es una forma de reconectarte aún más con tu cuerpo y a la tierra.
  1.       Este ejercicio también puede hacerse apretando y soltando cada brazo por separado.
  1.       Repite este ejercicio siempre que sientas ansiedad o que hay una desconexión entre tu mente y cuerpo. Hazlo tantas veces como sea necesario.

 

Conclusión

 

Todo listo. Este ejercicio puede realizarse según sea necesario a lo largo del día o utilizarse como parte de una rutina diaria, cuando tengas estrés o sensación de asincronía entre los estímulos y respuestas de tu cuerpo.